Oficinas de Turismo

Ruta GR-74 Etapa 4

Selaya - Vega de Pas

El GR 74 "Corredor Oriental de Cantabria", recorre buena parte del sector oriental de la cordillera cantábrica, atravesando los macizos de Hornijo y Alto Asón, los Valles Pasiegos y el entorno del embalse del Ebro, antes de alcanzar la capital de Campoo.

El trazado se lleva a cabo aprovechando antiguas veredas que ha mantenido a lo largo de los años el uso ganadero, senderos peoniles que articulaban la ordenación del espacio en las laderas de estas montañas o áreas abiertas de braña en los interfluvios.

El territorio a recorrer pasa por ser uno de los más humanizados de la cantábrica y ello ha derivado en la génesis de un espacio cultural de enorme atractivo que viene a sumarse al encanto natural de estas montañas.

Antes de alcanzar Selaya, las tres primeras etapas han permitido al visitante descubrir los macizos calcáreos de la montaña oriental, entre Hornijo, Alto Asón y el valle del Miera. Si hasta aquí han destacado los valores de la dinámica geomorfológica de carácter kárstico y glaciar, o las peculiares formaciones forestales de claras afinidades mediterráneas en algunos tramos, en esta cuarta etapa, que conduce a la localidad de Vega de Pas, lo más destacado es el paisaje pasiego y el patrimonio construido ligado a casi cinco siglos de actividad humana en estas montañas. Atravesar la divisoria con el alto valle del Pas permitirá al caminante disfrutar de amplias panorámicas sobre el tramo superior del Pisueña, o hacia el Sur, sobre el macizo de Valnera y las arrogantes formas de la erosión fluvial de las cabeceras de Pandillo y Yera.

Las siguientes etapas atraviesan el área meridional de los Valles Pasiegos y sucesivamente los interfluvios que ordenan su territorio entre los ríos Pisueña, Pas, Viaña, Barcelada y Troja. Este espacio representa como ningún otro en la cordillera una simbiosis entre el hombre y el territorio que ocupa. El excepcional modelo de aprovechamiento y ocupación del espacio, el curioso mosaico paisajístico dibujado en las laderas por muchas generaciones de pasiegos, el bosque constreñido a los intersticios entre las fincas o las zonas de mayor pendiente, la ordenación del espacio a base de puentes y senderos y el enorme bagaje arquitectónico que representan cabañas, bodegos y cuvíos son atractivos suficientes para atreverse con el recorrido. Para finalizar aún restarán dos etapas en el área de cabecera del río Besaya y en el entorno del embalse del Ebro; al Norte de aquella divisoria disfrutará el caminante de algunas de las más amplias panorámicas de la región en todo su sector central; al sur las formas romas del valle del Ebro indican ya de forma nítida la transición a los paisajes castellanos.

View the embedded image gallery online at:
K2Tabber Pro is developed by Webself.it
 twitter
 v2 facebook 
flickr2 you2